Esta es una carta un poco diferente, y está dedicada a todos aquellos a los que alguna vez me han ofendido y viceversa. Bienvenidos a esta entrega de su sección querida: Pequeñas cartas al gran olvido.

Un día un mercader se encontraba vendiendo fruta en su pequeño puesto del mercado. Era un pueblo pequeño en medio del desierto. En medio del día el mejor amigo del mercader vino a charlar con él. De un momento a otro ambos comenzaron una ligera disputa que terminó en un gran argumento en el cual el mercader siempre estuvo tranquilo. Por su lado, el mejor amigo llegó a molestarse tanto y en un arranque de ira derribo uno de los cajones de frutos que éste tenía exhibido y salió corriendo del lugar. En ese momento, el mercader se dispuso a recoger la fruta que rodaba entre las calles arenosas del lugar y entre tanto se quedó viendo fijamente el suelo. Alzando la mano escribió entre el polvo y la arena lo siguiente: “hoy mi mejor amigo me ha insultado y derribado el fruto de mi trabajo”. Terminó de recoger su mercancía y procedió a colocarla nuevamente en su lugar.

Días más tarde, en el mismo puesto, el mercader se encontraba sentado pensando en aquella discusión que había tenido con su mejor amigo, cuando de repente un grupo de bandidos se acercaron al puesto y robaron al hombre de todas sus pertenencias. Impactado por el momento, intentó pedir ayuda sin resultado alguno. Sin embargo, a las pocas horas, el mejor amigo del mercader regresó al puesto de frutas con todas las pertenencias del mercader en sus manos. El mercader se quedó viendo fijamente a su amigo y en un abrazo su propiedad fue devuelta. Acabado el reencuentro, el mercader agarró una piedra del suelo y en ella talló el siguiente mensaje: “hoy, mi mejor amigo ha salvado mis pertinencias”. Acabando, colocó la piedra sobre su puesto y siguió su día normalmente.

El tiempo pasó y un día el mejor amigo preguntó por qué conservaba esa piedra tallada. El mercader respondió: ‘’¿Recuerdas aquél día en el cual derribaste mi fruta? Pues bien, justo cuando corrías impulsado por la ira y el enojo me puse a escribir en la arena tu acción”.

“¿Por qué?” respondió el amigo

“porque el viento del olvido se encargará de borrar todas aquellas acciones en la arena. Cuando volviste con mis cosas la vez que me robaron, decidí hacer lo mismo con una piedra, escribí tus acciones para que estas fueran inmortalizadas por lo que resta de mi vida. Por algo eres mi mejor amigo”. El mercader sonrió dándole una palmada en la espalda a su amigo. Éste, al comprender el significado de todo no pudo contener las lágrimas y con mucha emoción abrazó al mercader.

Steven vs Pink Steven! Confronting Pink Diamond's Powers (Steven Universe  Future Theory) - YouTube in 2020 | Steven universe, Steven, Steven universe  fanart

Como seres humanos usualmente perdemos de vista algunas de las cosas que nos llenan de virtud y nos abren las puertas a una vida más placentera para todos. Se nos olvida que no todo es blanco y negro, o incluso gris. Se nos olvida toda esa gama colorida que compone el arcoíris emocional. Seamos mejores con nosotros, miremos las estrellas desde el fondo del pozo y escalemos. Después de todo, ya lo dice la frase “errar es de humanos, perdonar es de sabios”.

Notas gourmet para el alma:

Fantasmas presentes: Pequeños relatos para grandes personas

Verdades: Cartas al olvido de internet

Por mi camino: pequeños relatos para grandes personas

Contradicciones: Cartas al olvido de internet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here