La espera ha terminado. Desde hace un par de semanas estamos compartiendo nuestra opinión sobre algunas joyas de la animación que ningún fan del anime se puede perder. Comenzando por la revolución de Akira y pasando por el terror de Perfect Blue, por fin ha llegado el momento. Cerremos este ciclo con una de las cintas favoritas de todo el equipo de NerdLab. Así que agarra tu almohada, ponte cómodo en pijama y sumérgete en el maravilloso de Paprika.

Paprika: un sueño dentro de otro sueño • Tu web anime • Crítica

Paprika fue el último trabajo del aclamado director japonés de animación Satoshi Kon (1963-2010) estrenado en el 2006.  Basada en la novela del mismo nombre, esta historia nos lleva a un mundo en donde se ha inventado una máquina capaz de adentrarse a los sueños de una persona. Utilizada principalmente para tratar a pacientes con traumas, algunos prototipos son robados y en las manos equivocadas podrían causar un gran desastre. A raíz de lo anterior, nuestros protagonistas: Atsuko Chiba y el detective Konakawa se abrirán paso en un mundo de sueños en donde la línea entre lo real y lo onírico es fácilmente borrada.

Inception antes de Inception

El mundo de los sueños es un tema con el cual la ciencia misma ha encontrado trabas y hasta cierto punto sigue siendo un completo misterio. Es por ello que Satoshi aprovecha esto y decide mezclar su talento de películas anteriores para darle vida a esta cinta. Así como Christopher Nolan y su blockbuster Inception nos volaron la mente en 2010, Paprika hizo lo mismo cuatro años atrás. Teniendo bastantes similitudes, repasaremos por qué este filme animado es un clásico de culto que nadie puede perderse.

En primer lugar, los temas que trata la película son tan complejos que teóricos como Sigmund Freud fueron investigados y tomados en cuenta por sus planteamientos en cuestión de las etapas del sueño y el significado de los mismos. A lo largo de toda la narrativa podemos ver grandes simbologías de la psique como ballenas, el mar, reglas de la física rotas y un descomunal sentimiento de surrealismo.

Sigmund Freud - The Interpretation of Dreams · Ejercicio de inglés ...

La naturaleza de soñar

Así como en Perfect Blue, Paprika comparte el tema de la dualidad, en este caso entre el mundo real y el de los sueños. Tanto visual como auditivamente, el mundo real se  muestra con colores fríos y deslavados. Hay ambientes con canciones relajadas y un poco serias, mientas que lo onírico se representa por música alegre y colores llamativos. Por ello, las transiciones que se realizan entre escena y escena poco a poco van juntando los elementos de lo real y lo soñado para terminar en el clímax de una fusión entre ambos mundos, en donde uno como espectador pierde la percepción y entra en un terreno borroso entre ambas realidades.

Paprika (2006) – Acabo de salir del cine

Finalmente, la combinación de todo lo anterior sumado al toque místico y misterioso de Satoshi, hacen de Paprika una obra maestra que nos revela un poco más sobre el funcionamiento de nuestra mente, cómo es que lidiamos con nuestros traumas en forma de sueños, y sobre todo cómo logramos descubrir aquello que nos hace humanos, esos recuerdos, esas memorias, y en específico, nuestros nobles susurros del inconsciente.

Si te gustó la nota, puedes checar las partes anteriores aquí abajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here