Ya hacía falta comenzar el año con una de estas secciones. Siento que cada vez se vuelven más personales y terapéuticas. Y espero que así como me ayudan a mi, le puedan ayudar a quien tenga la oportunidad de leerlas. Esto es algo que viene muy del fondo de mi cabeza, un simple recuerdo, pero uno que me marcó de por vida. Así que, sin más que decir, sean bienvenidos una vez más a Pequeños relatos para grandes personas.

La leyendas nunca mueren

Cuando era pequeño, yo diría que unos 4 años, me encontraba caminando por mi casa de ese entonces, y recuerdo que entré al baño y vi mi reflejo en el espejo. Seguía fascinado por lo mágico que era tener a un clon mío gracias a estos portales que teníamos. Entre más miraba, una sensación envolvía mi cabeza. Algo que al principio no supe que era, simplemente una gran urgencia de agarrar algo con toda mi fuerza posible y aferrarme a ello como si mi vida dependiera de ello. No pasó de eso, tan solo me quedé unos minutos mirando fijamente a la otra persona detrás del reflejo.

Los años pasaron, y en mi mente seguía el recuerdo de ese momento frente al espejo, una y otra vez. En sueños, memorias y hasta alucinaciones. Era como un instinto que llegaba como si no quisiera escapar, quería aferrarse a mí con todo. El tiempo siguió su curso y llegó el día donde me diagnosticaron con ansiedad. Al principio no entendí nada, sin embargo, cuando paso a paso se me explicó la sensación, supe que todo cuadraba. Ese día, en el baño, tan solo con 4 años había sufrido de un ataque de ansiedad. Algo confundido decidí hablar con mi padre al respecto. Él me explicó todo y le narré lo sucedido. Y recuerdo que me dijo que alguna vez le pasó y su sentimiento en el momento era el de la inevitable muerte. En cuanto dijo eso, nuevamente hice click. Aquella sensación, el aferrarme a algo con todas mis fuerzas, como si mi alma estuviera siendo succionada por la verdadera naturaleza del universo: nacemos para morir.

Algo tan complejo para un niño pequeño que apenas entraba a la adolescencia. Desde ese punto en adelante me obsesioné con esa sensación pues comenzaba a manifestarse de manera más recurrente. Y poco a poco la idea de morir me parecía aterradora, nadie quiere dejar de ser consciente. Qué le pasa a tu familia, a tus amigos y al mundo que conoces? duermes para siempre sin ser tú nuevamente. Recuerdo que incluso hubo un tiempo en el cual buscaba una manera legítima de ser inmortal, de poder conservar mi esencia y transmutar mi cuerpo. Obviamente no obtuve resultado favorable alguno. Sin embargo, encontré a Bruce Lee, convirtiéndose en uno de mis ídolos. Pero por qué Bruce Lee? pues, en una de sus entrevistas, le hicieron la pregunta que estaba esperando oír ser contestada por alguien. “cuál es el secreto de la inmortalidad?”. Ahí fue donde lo entendí. Bruce se fijaba en sus palabras y nada me había preparado para escuchar esas palabras que dijo en el momento: “el secreto de la inmortalidad, es vivir una vida que valga la pena recordar”.

Tal vez este texto no tenga coerción o sentido, tal vez las ideas están muy dispersas, pero si lees entre líneas podrás ver más allá del caos verbal.

Cosmic Death from Pampling | Day of the Shirt

La muerte es lo único seguro en esta vida, y justo por eso la vida tiene valor, porque cada momento es único, es irrepetible e inigualable. Aún tengo miedo a morir, pero he aprendido a domarlo y usarlo a mi favor. Y es ese control sobre la muerte es lo que en verdad nos vuelve dioses de nuestra vida. Entidades cuyas historias seguirán el rumbo que elijamos y que tal vez, algún día, valgan la pena recordar.  Será en ese momento en el que trascenderemos, y por fin seremos leyendas. Y si algo he aprendido en mi corta existencia, es que las leyendas nunca mueren…

Skills That You Can Learn From Martial Arts Style. - Extreme Karate News

Las notas se esconden donde el sol no ilumina. Bienaventurados aquellos que buscan y encuentran, pues solo ellos tendrán acceso a las puertas de sus verdaderos deseos sin categorías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here