Se vienen tiempos mejores. El 2020 cerrará sus puertas en unos días y de mi parte quise escribir algo que muchas veces nos hace falta escuchar. El mundo ya tiene suficiente desaliento y tristezas como para que nosotros nos echemos más tierra encima, así que veamos esto como un rayito de luz al final de la tormenta. Bienvenidos a Cartas al olvido de internet.

Haz lo que no puedes. Esta es una frase que mi yo de hoy le dice a mi yo del mañana y del ayer. Crecemos con la idea de que hay que estudiar para tener un empleo estable y con ello una “buena” vida. Pero los tiempos cambian y los paradigmas sociales también.  Recuerdo que mis abuelos siempre comentaban que para su generación, el poder tener un buen empleo, casa y una familia era su máximo sueño debido a que sus padres los educaban con el cinturón en la mano. Trabajaban desde pequeños y se iban de sus casas a los 15 años o antes. Aprendían a sobrevivir de lo que encontraran y los estudios claramente no eran su prioridad, no por decisión propia, sino por necesidad. En fin, su ideología era válida y muy entendible, eran otros tiempos y la sociedad se comportaba de otra manera.

Luego vinieron mis padres, la siguiente generación. Personas de bien que gracias a mis abuelos pudieron obtener una calidad de vida un poco mejor que la de ellos. Sin embargo, la mentalidad seguía siendo parecida “si a mi me funcionó este plan de vida a mis hijos también”, esos eran los pensamientos de mi abuelo hacia mi padre, por lo que, basados en su experiencia, inculcaron esa mentalidad en ellos. Y nada fue con malicia, de forma genuina pensaban que esa era la formula de la vida feliz y exitosa. Por fortuna, la generación de mis padres empezaba a darse cuenta que había más caminos que podían usarse para llegar al mismo resultado. Por lo tanto, decidieron ser pioneros en explorar los terrenos desconocidos que cimentarían las bases de nuestros tiempos. A pesar de todo, un factor seguía en común con las generaciones pasadas, trabajo duro y esfuerzo.

En fin, llegamos a nuestros tiempos, nuestro capítulo y nuestro momento de brillar. Sé que aún hay muchas personas que utilizan el método de ir a la “segura” y estudiar carreras que no desean realmente, pero tienen concebido que les dejará un buen salario. Y está bien, pensamos diferente, pero como sea que hagan las cosas, hay que hacerlas bien.

Haz lo que no puedes, arriésgate a seguir explorando los nuevos territorios y vive para contarlo. Cae, tropieza y ráspate la piel, pero no te detengas. Haz lo que quieras con lo que tengas. Sé creativo, ve más allá de los límites y escribe tu propia historia porque al final del día tú serás el protagonista de la misma. Sé un héroe, sé tu mismo y te juro que serás parte del cambio de paradigma para futuras generaciones que pensaron que jamás podrían hacer una vida de aquello que aman, sin importar lo que la demás gente diga. Haz lo que no puedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here