La novena película de Quentin Tarantino, Once Upon a Time in Hollywood, ha llegado a nuestras vidas después de ocho años de espera y…ha valido completamente la pena.

Once Upon a Time in Hollywood (Había una vez en Hollywood) representa todas las caras “experimentales” que caracterizan la tan especial forma de dirigir de Tarantino. Unas en mayor grado que otras pero, la sensación de estar viendo un filme de su creación es constante e inminente.

Con un reparto esencial conformado por talentos como Margaret Qualley , Dakota Fanning , Luke Perry , Al Pacino Leo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie como protagonistas, Once Upon a time in Hollywood muestra las vivencias que transcurrían en los años 70 en torno a la vida de algunos personajes del momento frente a las cámaras y fuera de ellas.

Bienvenido a los 60’s

El hilo conductivo es un poco lento en comparación a lo que estamos acostumbrados a sentir con el cine de Quentin. Pero si ya esperamos ocho años, esperar a que las escenas que desarrollan a los personajes, principalmente a Rick Dalton y a Cliff Booth, será pan comido. Además, muchas de las escenas de ambos personajes están construidas bajo un guion con ligero toque de humor negro, algo que permitirá disfrutar la larga duración de la película (3hrs.)

Hablando del desarrollo de personajes, sabemos que el director cuenta con una forma muy peculiar de llevarlo a cabo.

Rick Dalton, un reconocido y remunerado actor, pasa por una decadencia actoral de la que piensa nunca saldrá. Con varios altibajos, Leondardo DiCaprio se convierte en el favorito de la cinta gracias a sus graciosos cambios de humor debido a los problemas que está enfrentando su vida en el escenario. Nada podría ser más llevadero si no fuera por la gran compañía de Cliff Booth. Además de ser su “stuntman”, Cliff es su mano derecha y pesé a los “malos tratos”, siempre se encuentra a su lado para apoyarlo, incluso con sus estados anímicos.

Ambos personajes son ricamente construidos por estos grandes actores y nos harán disfrutar la cinta de tramo a tramo.

Sharon Tate es uno de esos personajes que no necesita presentación. Bajo la silueta de una de las actrices más atractivas de Hollywood, Margot Robbie, la cinta nos lleva por la delicada y lujosa vida que llevaba la actriz en sus años dorados, mostrando a una persona querida y admirada por todos. Con un carisma singular y una actitud tan agradable como sus actuaciones. Aún así, sentimos una pequeña falta de desarrollo de personaje. Como ya lo mencionamos, suponemos que no necesita presentación.

Una historia con muchos íconos de Hollywood

Además de Sharon Tate, se presentan algunos íconos de la época que le dan a la cinta ese toque de saber que se está contando una historia “real” pero que no sabes qué esperar al saber que el guion ha sido creado por el director de Inglorius Bastards (Bastardos sin gloria). Como Bruce Lee y Charles Manson.

Anécdotas como las de Bruce Lee -sí, Bruce Lee también forma parte de esta historia- nos permiten tener un pequeño vistazo de lo que era la relación entre grandes estrellas con el mundo del cine y sus alrededores. Aunque siendo el caso puntual de Lee, a algunos no les agradó como el director colocó el papel del legendario maestro de las artes marciales, empezando por su hija.

Además de contar con escenas western -esas que tanto ama Tarantino- podremos apreciar momentos que nos remontarán a episodios históricos, es decir, que realmente sucedieron; construidos con su grado de ironía y escepticismo que hemos podido apreciar en otros filmes del aclamado director de películas de culto como Pulp Fiction (Tiempos Violentos).

El entorno de “amor y paz” se siente en el estilo de vida de los personajes. La revolución hippie por un lado y el odio o desprecio que sentía la clase alta por el movimiento también forman parte esencial de Once Upon a Time in Hollywood. La producción se encargó de construir y contar con todos los elementos para transportarnos debidamente a los 60’s. Desde los escenarios, vestuario, estilo de vida, hasta la forma de pensamiento.

Once Upon a Time in Hollywood llega con un buen grado de dosis tarantina. Sin duda se convertirá en un filme más de culto de los que tanto nos gusta ver de vez en cuando y recomendar por doquier.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here