Aprovechando el reciente hype de la nueva película CGI de Lupin III, que se estrenará en diciembre, quisiera escribir un poco sobre una de las películas más conocidas de este personaje, El Castillo de Cagliostro.

¿Por qué esta película es tan relevante? Principalmente porque fue el debut como director de largometraje de Hayao Miyazaki, estando encargado del guion e storyboard. Y en segundo lugar porque ha servido como influencia en múltiples obras del mundo occidental como la escena de los engranes gigantes de la serie animada de Batman, la película de Los Simpson cuando Bart cae del tejado o en Atlantis cuando podemos admirar la ciudad inundada por el agua.

La banda sonora está encargada de Yuji Ohno, quien ha musicalizado la mayoría de las adaptaciones de Lupin III y es de las cosas más disfrutables que posee esta película.

 

Si bien la animación no es la más fluida llegando a ver cuadros estáticos; la historia deja algunos huecos debido a menos de un año para la realización a la producción completa y que Miyazaki no fue capaz de darle el desarrollo debido ya que él mismo se sintió psicológicamente derrotado por medio año, la película nos intriga desde el primer momento con una espectacular escena de persecución de autos, una novia escapando a su boda y una conspiración histórica.

Es una película que recomiendo ver si eres fan de Hayao Miyazaki, tomando en cuenta que fue su primera producción y siendo que es una película de 1979 logró cautivar a muchos seguidores del animador japonés.

Si estás interesado en ella o nunca has podido verla, puedes difrutarla en NETFLIX.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here