Hace 20 años Nintendo lanzaba uno de los juegos que marcaría una diferencia entre los gamers y que decidir entre comprar un Nintendo 64 o un Play Station haría la decisión más fácil: Ocarina of Time.

Siendo el quinto juego producido de la franquicia y el primero en tener un aspecto 3D, Ocarina Of time se volvió uno de los juegos más vendidos en 1998, alcanzando una cifra de 820 000 el día de su lanzamiento y aclamado como el mejor juego de todos los tiempos por Record Guiness hasta el 2012.

A lo largo de estos 20 años, Ocarina of Time ha tenido “renacimientos” para las consolas que siguieron después del Nintendo 64. Como la versión The Legend of Zelda: Ocarina of Time: Master Quest, con aventuras inéditas en mazmorras nuevas. Y la versión 3D para Nintendo 3DS.

Ilustración de Mikaël Aguirre

No era de extrañarse que el videojuego se volvería uno de los favoritos al integrar modos de juego inéditos a sus antecesores, gráficas y un arte increíble para aquella época, algo que vino a reclamar su más reciente entrega: Breath of the Wild.

Esperamos que pronto se vuelva compatible con Nintendo Switch o nos sorprendan con una versión remasterizada para dicha consola en 4K. ¿Se imaginan? Aunque de alguna forma podría perder su encanto, ¿No creen?