En el ámbito de los gamers, ser bueno en un juego o considerarte hábil, te brinda una satisfacción tremenda, o eso piensas  hasta que llega un juego que te trata como tu ex novia, logrando el mismo resultado que ella llanto y frustración. Pues esta vez les brindaremos un homenaje a esos juegos que te pusieron patas arriba, te hicieron pensar en dejar los videojuegos y retomar una carrera universitaria.

1.Ninja Gaiden black

Cuando Tomonubu Itagaki termino su creación el mismo comento que seria un dolor de cabeza para los jugadores. De todos los títulos, Ninja Gaiden Black es el que se lleva la palma en lo que a dificultad se refiere, incluso en su nivel más bajo. En el más alto, superar la primera pantalla ya es para premio.

2. Mega Man 9

En esta entrega de CAPCOM, se nos mostró lo que le puede hacer un juego de plataforma a nuestros pulgares ya que los movimientos que debíamos realizar debían ser precisos y en el momento adecuado, por las retorcidas trampas y los enemigos dispuestos a hacerte volar.

3. SUPER MARIO – THE LOST LEVELS

Algunos piensan que debieron permanecer perdidos ya que nos dieron un dolor de cabeza, pero en realidad fue la segunda parte de la franquicia, que fue lanzada en 1986 en Japón y ahí se quedo por bastante tiempo por su dificultad. Con el pasar de los años también pudimos sufrirlo de este lado del globo.

4. SUPER HEXAGON

La jugabilidad de este juego es evitar que el pequeño triangulo toque los bordes de los hexágonos y resulta un verdadero dolor de cabeza si tienes reflejos de gato muerto, ya que después de tiempo incrementa la velocidad con la que los hexágonos se aproximan causando lagrimas y frustración.

5. SAGA DARK SOULS

Sin duda este es la espinilla en el pulgar de varios, ya sea por sus jefes y enemigos casi invencibles, sus diferentes calabozos o sus condenados mimicks, la saga de Dark Souls es algo que hace que quieras dejar la partida e ir corriendo a la cocina y abrir un frasco, para ver si sigues siendo útil para algo.

6. Ghosts’n Goblins

En esta lista hemos recordado varias piedras en nuestro camino como gamers pero nada como la impotencia de ver al protagonista de este juego, el pobre Arthur desnudo en un paraje infernal y rodeado de enemigos dispuestos a liquidarlo al menor error de nuestro dedo. Me refiero al Ghost’n Goblins, un juego que inicio en los arcades brincando a diversas plataformas para que todos sufriéramos el calvario de recorrer esos niveles, una y otra vez para conseguir un brazalete y al final completarlo.